10 consejos para para estimular la creatividad

La creatividad es un activo de expresión. Tener una idea o —incluso— mejorarla, es un proceso que se forma en el hemisferio izquierdo de la persona, y que al ser un movimiento significativo, podría ser referencial para la sociedad o mundo que le rodea.

¿Alguna vez te has quedado estancado en un proyecto? Sientes que a veces las ideas no fluyen y por más que quieres avanzar, no puedes concretar el propósito. En este artículo, te planteamos algunos consejos para estimular la creatividad, ya que, aunque muchos desarrollan muy bien esta cualidad, a todos nos llega ese momento en blanco en el que —sinceramente— no sabemos qué hacer.

Prepárate físicamente

Si, aunque el tema de la creatividad parezca un proceso meramente mental, la verdad es que los límites de estrés pueden llegar a bloquear el flujo creativo. Una de las formas de desestresarse y mantenerse sano es haciendo ejercicios con regularidad, así que, organiza una rutina, sal a correr en espacios abiertos y dile a tu cuerpo que estás listo para producir las mejores ideas.

Apunta todo

Los chispazos de ingenio pueden llegar en cualquier momento y lugar, y así como aparecen pueden irse. Por lo tanto, nuestro segundo consejo es: apuntar todo en una libretita o —incluso— en la sección de notas de nuestro fiel y más sublime compañero “el celular”, así, cuando vuelvas a sentarte frente al proyecto, podrás aplicar todas tus ideas.

Piensa como un niño

Si realmente quieres tener éxito en el mundo de la creatividad, tienes que pensar como lo hace un niño, con curiosidad y ganas de saber qué hay más allá de lo que podemos ver y palpar, o el popular “qué pasaría si hago esto o lo otro”, en fin, un detonante de ideas.

Rodéate de gente positiva

La verdad es que la creatividad es una montaña rusa, a veces se te pueden ocurrir las ideas más geniales de la historia (imagina estar en la cúspide la montaña rusa) y en otras, tu ingenio no siempre son las mejores (cuando el vagón cae repentinamente, después de estar en lo más alto). Por ello es importante mantener una constante reeducación mental para ver el mundo desde otros ojos.

Lo cierto es que, si se trata de creatividad nunca puedes creerte que te las sabes todas, siempre hay alguien más que puede inspirarte. Así que: sal de la rutina, haz contacto con otras personas y por sobre todo, presta atención a todo lo que te rodea, pues lo que menos crees, puede resultar ser la musa que necesitas.

Que todo lo que se te ocurra se materialice

De nada vale tener una idea si no la ejecutamos, pues si no lo haces, no podrás saber si de verdad fue realmente buena o no. Así que, como dice nuestro 2do consejo, apunta todo, realiza las pruebas y revisa los resultados, quizás sean mejor de lo que esperabas.

Haz que tu lugar de trabajo sea inspirador

Tu espacio de trabajo es un lugar en el que debes sentirte cómodo. Muchos recomiendan la incorporación de elementos simples, como el color azul en las paredes para inspirar concentración y crear un ambiente fresco, amplio y agradable con la naturaleza (por ejemplo, pequeñas plantas en nuestro escritorio, taller u oficina) también resulta útil para trabajar.

Utiliza el tiempo necesario

El proceso creativo requiere reinvención constante, a veces hasta probar una y otra vez la diversidad de elementos disponibles, por ello es que el tiempo es fundamental para lograr grandes y novedosos resultados.

Juega con propósito

Los juegos de concentración y estrategias como el ajedrez y el póker, son excelentes para estimular el pensamiento y las ideas.

Descansa

La saturación mental es uno de los principales enemigos de la creatividad, por lo tanto, al estar en esta situación, lo mejor es tomarse un descanso o hacer actividades placenteras, como dormir, ver televisión, un pequeño paseo, disfrutar de tu comida favorita, ir al cine, leer, entre otras. Eso sí, trata de no tardarte mucho, recuerda que tienes cosas por hacer, esta vez, con la mente más fresca.

Investiga

Si conoces sobre el desenvolvimiento de algo, de seguro tendrás una visión más ámplia de lo que quieres lograr, así que, no esperes a que la inspiración aparezca por arte de magia, investigar e indagar sobre el eje central de tu proyecto, te facilitará el camino hasta llegar al objetivo.

Ser una persona observadora te puede dar muchos beneficios, tanto como para hacerte más crítico a la hora de notar imperfecciones, como para identificar potenciales, combinarlos y aplicar una estrategia diferente para tus proyectos.

SUSCRÍBETE AL BLOG

Recibe en tu correo artículos sobre diseño, ilustración y noticias interesantes para gente creativa.





    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *